Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 0 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 0 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 60 el Lun 11 Abr 2016, 12:11 pm.
Últimos temas
» Kaede Sumeragui Aprendiendo Suiton
Sáb 27 Dic 2014, 4:28 am por Kaede Sumeragui

» Afiliacion Legado Shinobi
Lun 20 Ene 2014, 2:27 pm por Invitado

» Ficha Kaede Sumeragui
Sáb 04 Ene 2014, 2:47 pm por Kaede Sumeragui

» ficha hatml fail
Sáb 04 Ene 2014, 1:43 pm por Kaede Sumeragui

» Anillo rei
Lun 30 Dic 2013, 12:11 am por Hanzo Uchiha

» Registro de Clan
Vie 15 Nov 2013, 2:54 pm por Itachi Uchiha

» Registro de Organización
Sáb 31 Ago 2013, 7:15 pm por Sasuke

» Registro de Apariencia
Sáb 31 Ago 2013, 6:01 pm por Sasuke

» Registro de Nick
Sáb 31 Ago 2013, 5:50 pm por Sasuke

Estadísticas
Tenemos 78 miembros registrados.
El último usuario registrado es Kang Jung Soo.

Nuestros miembros han publicado un total de 1626 mensajes en 368 argumentos.
Afiliados
Foros Crear foro

Shinobi Sensu



Photobucket





Narunet





Naruteros








El comienzo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El comienzo

Mensaje por Hanzo Uchiha el Vie 14 Dic 2012, 2:58 am

Sabia muy bien que no podía ir por ahí en el mundo sin ninguna protección, era verdad que el Rinnegan me dotaba de grandes habilidades, pero no era aun suficiente para mis ansias de poder, las mismas que no tenían limite. Debería ir mas aya de lo inusual en este mundo, algo totalmente innovador y de paso buscar aquellos tesoros que aumentarían mi arsenal y versatilidad en combate, me refería a los tesoros Uchihas.

Tras mi vuelta de aquella despreciable y patética villa, me había dado cuenta que la ropa y el equipo que llevaba conmigo no era apto para el combate, tan solo eran un montón de telas y aquella mascara gris con el símbolo del clan que me había traicionado en el pasado.

Si, podía recordar como los fríos dedos de la muerte intentaron alcanzarme aquella noche, por lo cual debería estar preparado para una eventualidad como esa en el futuro, ya que a partir de ese momento mi cabeza tendría un precio. Al final decidí deshacerme de esa mascara que representaba una espiral simple, terminando hecha pedazos por uno de mis pies, algo sin importancia al fin y al cabo. Debería buscar también la forma de reemplazarla con algo mucho más práctico y útil a la hora del combate.

Hace algún tiempo atrás había descubierto un extraño mineral que yacía sobre la base en la que fue construida esta vieja fortaleza. Al principio no le tome mucha importancia, pero al ir avanzado con mi investigación, descubrí que se podía combinar con el polímero del cual se hacia fibras sintéticas, para ser más exactos las mayas y prendas que viste todo ninjas en este basto mundo.

Los días pasaban rápidamente y para mi solo parecían ser un par de horas mientras transcurría mi investigación. A cada segundo que pasaba, quedaba maravillado, tenía propiedades mecánicas similares al acero y es tan ligera como la madera o el plástico y por su dureza tiene menor resistencia al impacto que el acero , sin contar que parecía reaccionar con el chakra que emiten los seres humanos.

Sin duda era un descubrimiento increíble de mi parte en este primitivo mundo , cadente de avances tecnológicos. Pero esto revolucionaria la protección en combates y también la forma de luchar, pero yo no esta dispuesto a compartir mi descubrimiento con el mundo entero. Patéticos mortales, no merecen algo como esto, ya que yo soy un ser superior, la reencarnación de Rikudo Sennin , quien volverá este pútrido mundo en cenizas.

¿Delirios de grandeza o desfachatez de mi locura en la que me hallaba sumido? No me importaban y me daban del todo igual, tan solo me importaba cumplir con mi plan a como de lugar, sin importar las vidas que se perderían en el camino que había escogido, un camino lleno de sangre y sufrimiento.

Fue así que estuve trabajando durante mucho tiempo en aquel material maravilloso, sin descanso, sin comer u hacer otra cosa, tan solo dedicándome a la perfección y crear lo que tenia en mente, el traje de combate definitivo, el cual protegía y aumentaba las capacidades de quien lo portara. Pero como antes había pensado, solo seria mió y de nadie más, también decidí hacerme una mascara que representaba el poder del sharingan , un poder que solo merecía ser mió y de nadie más , aquel patético clan no se merecía ese poder y debería hacer algo al respecto.

Al final quedo una especie de túnicas negras combinadas con una armadura roja, la cuales me protegería de cualquier intento de ataque de parte de quien buscara mi cabeza, resistente como el acero y liviana como una simple tela de vestir, pero mucho más practica que cualquier armadura que el mundo haya visto hasta ese momento, sin contar que tenia una habilidad especial al usar la energía del portador. Aparte un par de guantes que canalizaban el chakra, mejorando su concentración, así podía aumentar la efectividad de mis técnicas sin ningún esfuerzo. Finalmente unas botas que cumplían la misma función que los guantes y como olvidar la dichosa mascara gris que representaba mi poder y protegería mi identidad, el sharingan de tres aspas.

Todo había ido dispuesto a lo planeado, ahora debería ir a Iwagakure y recuperar algo que me pertenecía por derecho, me refería a los ancestrales tesoros pertenecientes al clan Uchiha. Ayudado por la tenue luz de vela, saque un viejo pergamino, el cual puse sobre una vieja mesa del lugar. El documento estaba sumamente maltratado por el paso de los años y apenas era legible, pero también mostraba una cosa bastante peculiar. Para esto era necesario activar el sharigan de mi ojo derecho, ya que la mayoría del contenido había sido protegido para que solo miembros de los Uchihas puedan descifrar su contenido secreto, para que así ningún otro clan pueda encontrar dichos tesoros. Mientras iba leyendo el viejo documento, este me iba revelando sus secretos, a buena hora lo había robado cuando fue alguna vez un nija de Iwagakure.

El primero se trataba sobre una especie de abanico gigante o gunbai , el cual me recordó vagamente como los oficiales samurái lo utilizaban para comunicar órdenes a sus tropas. Por lo general hecho de madera, madera revestida con metal, o metal sólido. Pero volviendo a este, según la escrituras era de la siguiente forma.

Gunbai 军 配
Literalmente "abanico de guerra” o gunbai uchiwa 军 配 団 扇; "abanico del ejército".Es un abanico no plegable, portado por el primer líder del clan Uchiha. Compuesto de dos mitades de forma circular unidas en el centro. Este abanico es casi del largo de su portador y su color es un púrpura con un borde negro y diseño tomoe en él. Pero su principal particularidad reside en gastar una considerable cantidad de chakra para crear poderosas ráfagas de viento, en otras palabras será capaz de repeler cualquier arma lanzada contra el usuario y devolvérselas al rival, quien sufrirá las consecuencias de sus propias armas y efectos sin importar el tipo de estas.

Esta arma era bastante interesante a decir verdad , seria de mucha utilidad en un combate contra algún espadachín u alguien que tenga un manejo excepcional de armas ninjas. Pensando en ese momento sobre espadas y armas punzo cortantes, para mi sorpresa la siguiente se trataba de justamente de una katana , pero no cualquiera y muy diferente a todo lo que había visto hasta entonces.

Senbonzakura 千本桜

Literalmente mil Pétalos de Cerezo. Su apariencia es la de una katana común, con un mango de color violeta y una guardia con forma de rectángulo hueco, pero en realidad esta es una poderosa espada de Raiton. La liberación del poder de Senbonzakura se hace mediante el comando “despedaza” .En esta forma, la hoja de Senbonzakura se separa en un millar de pequeñas cuchillas hechas en su totalidad del elemento eléctrico, dejando sólo la guardia y el mango del arma en las manos del usuario , quien quedara libre para hacer otro movimiento. Una vez activado , el portador se convierte en un adversario prácticamente imparable, ya que las cuchillas dispersadas en el aire son tan pequeñas que sólo se ven al ser reflejadas por la luz , asemejándose a pétalos de cerezo . Se puede controlar y dirigir el movimiento de estas cuchillas a su antojo de manera mental, siempre y cuando se sea de elemento de Raiton, permitiéndole atacar a sus oponentes desde cualquier distancia y sin encontrar defensa posible.


Kama Nanegawa 鎖鎌

Una kama gigante u hoz unida a una cadena; con una longitud entre 1 y 3 metros y que tenía un peso de hierro en el extremo, este se llamaba Omori y era un cono macizo hecho en su totalidad de un material más resistente que el acero. Generalmente para atacar con esta arma se hacia girar el omori sobre la cabeza y luego este se lanzaba contra las extremidades del oponente para inmovilizar sus brazos o piernas. Esto otorgaba al usuario de la kusarigama una ventaja para poder avanzar contra su oponente golpeándolo con la kama gigante. También se utilizaba el lado del omori para golpear a los oponentes directamente, causando heridas graves mientras se mantenía fuera del alcance del arma del oponente.

Ya no tenia que leer más en absoluto, había quedado maravillado con las características de estas armas legendarias y por lo tanto deberían ser mías, no de ese mugroso y impuro clan Uchiha. Tan solo quedaba apoderarme de esas armas, sabiendo exactamente donde estaban en este momento, en un viejo santuario perteneciente al clan , para ser exactos en el valle del fin donde dos poderosos ninjas se enfrentaron el pasado. El primero un ninja que según muchos cuentos era muy poderoso casi como un dios, el segundo era Madara Uchiha quien fundo alguna vez Konoha , cuyo nombre fue tomado por muchos para sus hijos , ninguno estuvo a la altura del nombre. En fin era el único congénere de mi clan al que admiraba, ya que de alguna forma u otra estaba ligado con el.

Decidí dejar esta divagaciones y recuerdos para luego , ya que era momento de comenzar el viaje y probar en una situación real el traje de combate de que había creado hace poco , estaba ansioso de hasta donde podía llegar y de ponerle las manos encima a esos tesoros. Así fue como comencé el viaje, saliendo de la aquella vieja guarida, deberían ser alrededor de las dos de la mañana aproximadamente y todo se hallaba sumido en tiniebla, cosas que no me molestaba ya que estaba acostumbrado a la oscuridad y a la soledad desde hace mucho tiempo. El viaje estuvo plagado de un silencio sepulcral , a la vez que me venían raras imágenes a la cabeza sobre las muertes que había provocado en el pasado , ellas me atormentarían hasta el fin de mis días , pero yo no estaba arrepentido en lo absoluto , es mas si tuviera la oportunidad lo volvería a hacer cuantas veces sea necesario.

Mientras más iba avanzado podía notar que las temperaturas tan bajas ni siquiera mi inmutaban debido al traje que había creado, para comprobar algo me detuve en medio de la nada y viendo una gran roca me dispuse a golpearlo. Un estruendo fue escuchado en todo el lugar y como esperaba la piedra fue hecha añicos que salían disparados por todas partes. Excelente el aumento de la fuerza es increíble y sin necesidad de gastar un poco de chakra, debo seguir experimentando mientras que voy al santuario , era lo único que tenia en la cabeza actualmente en aquella noche que suponía debería ser fría , pero yo no sentía nada en absoluto.

Ojala pueda encontrar esos tesoros, es una lástima que se desperdicien unas armas como esas en las profundidades de la tierra. - Pensé mientras aumentaba el paso , para así poder llegar a mi destino lo más rápido posible , me atormentaba la sola idea que alguien que no sea yo las haya tomado para si mismo.

Las nubes iban en aumento según iban desapareciendo mientras me acercaba a la frontera del país del fuego, a lo lejos unas nubes borrascosas cubrían el cielo, Los picos de las grises montañas que rodeaban el valle al que me dirigía ya empezaban a dibujarse a lo lejos. En aquel lugar se produjo un arduo combate entre las fuerzas del clan Uchiha y el extinto clan Senju, dicho choque poder se dice que creo este valle.

Pasado un buen lapso de tiempo, ahora me encontraba rodeado de los inmensos árboles de los bosques del país del fuego. Activé mi sharingan y contemplé los alrededores, asegurándome de no encontrar shinobis por allí .No creo que vengan tan lejos de la aldea, ya que deben estar ocupado reconstruyéndola. Saque el viejo pergamino que llevaba conmigo, mientras ascendía a la parte más alta de un árbol para tratar de orientarme.- Bien, creo que debo de estar por aquí.- Pensaba mientras señalaba un punto del mapa .-De modo que la estatua gigante de Madara Uchiha debe estar por aquí –dije levantando la vista para mirar en la dirección en la que según aquel mapa debería encontrarse el lugar que buscaba.

Enrollé el mapa cuidadosamente y volví a guardarlo en el bolsillo de mi traje, después comencé a avanzar en dirección al lugar que buscaba. Saltando de árbol en árbol me aproximé a gran velocidad, hasta que pude escuchar a lo lejos el sonido de lo que parecía ser un rió. Rápidamente me empecé a mover, siguiendo aquel sonido, que cada vez se hacia más fuerte, era una señal que estaba cerca de mi objetivo.

Me abrí paso entre los matorrales y otras hierbas, la cuales le revelaron que por fin había llegado a mi destino final. En frente mió se hallaban dos estatuas de proporciones titánicas, uno era Madara Uchiha y el otro Hashirama Senju, fundador y rival del primero. Aunque esto era un hecho importante y transcendental ahora mismo no importaba, ya habría tiempo para analizar si era una mera leyenda o no , lo primordial era hacerse con el objetivo que me había trazado.

Mientras mas avanzaba e investigaba aquella estatua de mi ancestro, pude distinguir gracias a mi sharingan una especie de compartimiento secreto .Sigilosamente me acerque hacia el orificio, ya que seria probable que alguien cuidara de el, y en eso parecía haber acertado. La ya sola apertura abierta demostraba que alguien había estado ahí y esto fue corroborado al ver que la oscuridad era iluminada por una hilera de antorchas, la cuales al parecer habían sido prendidas recientemente por alguien.

Por mi cabeza se dibujaron imágenes de personas desconocidas se apoderaban de mi legado el cual debería ser solo mió , pero aun no era tarde y podía arrebatárselos y reclamar lo que me pertenecía por derecho. No solo se los arrebataría, si no que también les arrebataría sus vidas para pagar este saqueo y profanación de un lugar sagrado al cual no son dignos ni siquiera de mencionar.

Fue así que me introduje por aquella vieja estructura, tratando de hacer el menor ruido posible , tal como un verdadero ninja el cual convierte la oscuridad y el factor sorpresa en sus mejores armas , algo que había olvidado casi todo el mundo en estos tiempos. Una verdadera sombra no tiene forma ni debilidades , todos mis enemigos serán consumidos por la oscuridad , la cual es mi compañera en mi fúnebre y tétrico viaje , decía para mi mismo , haciendo mención y pensando de que forma podría acabar con aquellos ladrones que osaban robarme .

Mientras avanzaba por la cueva, podía ver que en los muros estaban dibujados el símbolos del clan al cual pertenecía, el uchiha. Dicho símbolo no significaba nada tal vez para la mayoría, ya que habían perdido el rumbo de lo que realmente significaba hasta ese emblema, sin duda mi deber era purificar aquel corrupto clan el cual se había vuelto patético y débil.

Estas divagaciones quedaron a un lado cuando escuche el sonido de alguien acercándose, sabia que si atacaba podía alarmar a los demás y escapar por las reliquias, cosa fácil de deducir por cualquiera. Sin dudarlo, me escondí tras una gran roca , esperando el momento oportuno para atrapar a mi desdichada victima y sacarle información.

Aun con la escasa visibilidad que brindaba aquel lugar, pude ver que se trataba de un ninja de konoha que al parecer llevaba una caja, aquella aldea que repudiaba y que había destruido hacia un par de días atrás y era posible que aquellos ninjas fueran enviados mucho antes del incidente a este lugar. Pero ahora obtendría todas las respuestas que quería, y sin dudar en algún momento me abalance sobre el distraído ninja quien soltó lo que llevaba por el susto. Lo sujete del cuello fuertemente a la vez que le propinaba un rodillazo en la espalda y finalmente saque un kunai para amenazarlo y hacerle hablar si se negaba.

-Será mejor que respondas a las preguntas que haré.- Le dije mientras seguía usando aquel método ortodoxo de interrogación, ya que muy fácilmente podría usar un gengutsu u algún poder del rinnegan para hacer esto mas corto, pero si lo haría de aquella manera perdería de todo lo divertido y no tendría caso de apoderarse de algo que resultara tan fácil al fin y al cabo.

-¿Que es lo que llevabas en esa caja?.- pegunte con curiosidad, apretándole cada vez más el cuello, era increíble la fuerza que me brindaba esta armadura y este era un test para probar su efectividad en un campo real y no suposiciones. Pero ahora debería centrarme en otra cosa.

-Es una de los tesoros que encontramos aquí .- el tipo hablaba con dificultad y miedo a la vez , debido a que lo amenazaba con cortarle el cuello .- Se trata de una espada rara , que según los investigadores tiene un poder escondido , pero ninguno ah podido hacerla funcionar.

Una sonrisa de dibujo en mi aun oculto rostro por la mascara, y no era para menos ya que al parecer la incompetencia de estos tipos era muestra que no eran ni capaces de hacer funcionar correctamente a Senbonzakura. Pero en aquella fracción se segundos pude escuchar que mas personas indeseadas se acercaban hacia mi posición , así que solo me quedo de usar como escudo humano a aquel shinobi , de todas maneras no importaba en lo absoluto quien tenia que morir para cumplir mis planes. Tal como esperaba, aquellos shinobis de Konoha no dudaron en atacarme ni siquiera un segundo , ni siquiera considerando que matarían a su compañero en el proceso , algo admirable sin duda alguna.

En aquellos instante podía sentir y escuchar como los kunais se clavaban en la carne de aquel pobre desdichado, la sangre de este me salpico, pero esto me dio tiempo para arrojar el ahora cadáver hacia su ex compañeros. Esto era apenas una mera distracción, para así hacerme con Senbonzakura que yacía en el suelo. No dude ni en segundo en recogerla y para mi sorpresa aun con la poca visibilidad, pude reconocer la espada era como decía aquel pergamino.

Su apariencia era aparentemente de una katana común y corriente, con un mango de color violeta y una guardia con forma de rectángulo hueco, sin lugar a duda podía pasar como una arma común y corriente sin nada en especial, pero al entrar en contacto conmigo podía sentir que de ella emanaba una energía especial combinado con el elemento raiton , algo sorprendente ya que era la primera vez que sentía algo así en mi vida.

-¿¡Maldito, quien diablos eres ¡? - Pregunto uno de los saqueadores algo exaltado, ya que habían perdido uno de los suyos y habían descubierto a un intruso, pero estaban muy equivocados, los intrusos eran ellos al haber osado profanar un santuario del Clan Uchiha.

Al parecer eran unos cuatros sujetos de diferentes edades y todos ellos pertenecientes a konohagakure, algo que era de esperarse ya. Era hora de responderles antes de acabar con sus vidas y de paso probar mi nueva arma en un combate real.

-No hay necesidad de darle mi nombre a una basura que va a morir pronto.- Dije en tonto tajante y despectivo hacia las personas que pretendían atacarme.-Ustedes me han visto el rostro y por eso no puedo permitir que salgan con vida de este lugar, el cual será su tumba.-Elevaba mi espada en forma vertical , poniéndose casi a la altura de mi rostro , en ese momento recordé el comando especial de activación de la misma.

-Despedaza Senbonzakura .- Dicho esto, la hoja de la espada de raiton empezó a deshacerse aparentemente a la vista de los presentes, dejando solo la guardia y el mango en mis manos .Pero en realidad esta se había dividido en un millar de hojas punzó cortantes que eran manejados por el magnetismo , las cuales eran similar a la hojas de cerezo . Esto era realmente interesante y a pesar de ser la primera vez que la usaba estaba ansioso de ver que era capaz esta katana tan extraña.

-¿Que esta pasando, la espada desapareció?- Pude escuchar, pero no me conformaría con solo eso, ahora que mis manos estaban libres fui realizando los sellos respectivos para una de mis técnicas favoritas. Pero las hojas de Senbonzakura hicieron su trabajo, envolviendo a sus victimas y cortando todos los puntos del cuerpo de los infortunados. La sangre en grandes cantidad ahora recorría la cueva, así que decidí acabar con el sufrimiento de tan débiles shinobis.

- RYŪKA NO JUTSU.- Y cree un dragón de fuego el cual fortalecido por mi armadura , consumió y convirtió todo en cenizas. Pero por realizar esta acción bochornosa, había puesto en alerta a los demás bandidos , los cuales tal vez escaparían o intentarían luchar conmigo para recuperar a zenbonzakura. No perdiendo más tiempo guarde en su funda mi nueva arma y me dirigí a paso veloz por el único camino que había, ya no había vuelta atrás, el juego del cazador y la presa había empezado, siendo yo el depredador .No demoro mucho tiempo en encontrarme con quinteto de inútiles que estaban dispuestos a pararme a como de lugar, incluso sacrificar sus vidas. Esto me enfureció aun más, ya que a mis ojos solo eran un grupo de peones que seguían órdenes de alguien que estaba arriba de ellos .Meras marionetas que no me interesaban en lo más mínimo.

-¡Vamos¡ ¿Quien de ustedes será el primero en morder el polvo?- dije tratando de provocar a los eran unos delincuentes según yo, mientras les apuntaba con mi nueva arma .

-¡Imbecil, quien demonios crees que eres para hablarnos de esa Manera , muere¡.-vociferó uno de ellos , abalanzadote violentamente con una espada gigantesca sobre mi persona.

Gracias a que mi armadura potenciaba todas mis habilidades no me fue difícil detenerla aquella hoja gigantesca con mis manos y inmediatamente la quebré sin ningún esfuerzo aparentemente, luego empujé al usuario y reactive a Senbonzakura, la cual decapito en un abrir de ojos a mi objetivo.

Esto se volvía cada vez más interesante, la hoja parecía reaccionar a mi voluntad y además era muy útil en combate ya que quien podría ser capaz de esquivar una tormenta de cuchillas hechas de raiton. Pero aun no estaba satisfecho y necesitaba experimentar con ella y mi armadura.

El resto del grupo al ver tan grotesco y macabro espectáculo, aun no podía comprender que es lo que estaba pasando y quien era aquel individuo que estaba eliminando sin vacilación ni misericordia a sus compañeros uno por uno

-Este tipo es peligroso, ya ven lo que ha ocurrido a ese tonto que ataco imprudentemente y subestimo a su enemigo .Termino muriendo como un perro. Lo mejor será que ataquemos todos a la vez, para así tener mayor oportunidad de derrotarlo y recuperar la espada que nos robo.-Hablo un hombre mayor , aparentemente de unos sesenta y tantos años , debería ser de rango jounnin ya que la gran cantidad de cicatrices en su rostro , mostraban que había estado en muchas batallas , quizá fuera el líder de este grupo.

A continuación los ninjas de la hoja me rodearon, mientras aquel otro viejo se adelantaba y hablaba.-Maldito bandido te haré pagar toda la sangre que derramaste de nuestras camaradas y además que es lo que buscas aquí. – Se colocó en una estalagmita, a varios metros de mí y por encima de los otros shinobis.

- He venido a este lugar a reclamar algo que pertenece a mi clan, o debería decir a mi y ustedes han profanado este lugar, así que no puedo pasar por alto este delito. Ustedes deben pagar con sus vidas - Dije tranquilamente ante todo aquel grupo.

- ¿Y por qué deberíamos darte esa información, perro Uchiha? – Contesto el anciano quien, al fin y al cabo parecía que no eran tan tontos como parecían y conocían de antemano que los tesoros de aquel lugar pertenecieron a Madara Uchiha en el pasado.


Cerré los ojos y empecé a reír como un maniaco, burlándome de las palabras de aquel sujeto que no tenía ni idea con quien estaba hablando

- Maldito viejo, solo eres un ladrón que toma lo que no le pertenece, igual que esa maldita aldea de la que provienes. Además osas manchar con tus sucias palabras al clan de mi ancestro. – Un escalofrío había recorrido a todos al escuchar mis amenazas, y la palabra “Uchiha”. Sin mediar más palabras algunos de los ninjas se lanzaron a atacar, mientras otros, los más jóvenes, retrocedían , tal vez esperando su oportunidad , o tal vez era parte de una estrategia.

Desde la izquierda vi. Como un puño se dirigía hacia mi torso, mientras que por la derecha una patada baja iba hacia mis rodillas. Fue en ese instante cuando lo vi uno de mis objetivos. Frente a mí, uno de los idiotas de konoha estaba empleando una cadena con una guadaña en su extremo, el cual pretendía lanzarlo hacia mí, era la Kama Nanegawa. Inmediatamente, casi como por instinto, activé mi sharingan, bloquee el puñetazo con mi brazo y la patada con la pierna del mismo lado, sin embargo aquella arma que anhelaba continuaba avanzando hacia mi, di un salto hacia las espaldas de mi aquel desgraciado, momento en el cual los desarme y cegué su vida, degollándolo con un kunai.

-Una basura como tu no es digno de portar una arma perteneciente a Madara Uchiha.- dije mientras volvía a usar a Senbonzakura hacia cada uno de mis atacantes ,lo suficiente como para matarlos lentamente, después miré fijamente al que parecía el líder y salté hacia él , intentando usar mi nueva arma adquirida. En pleno salto el experimentado jounnin contestó utilizando lo que me pareció un jutsu , lanzando una onda de aire cortante en dirección a mi; estaba en pleno salto de modo que no podía esquivarla, solo podía hacer una cosa.

-Katon: Gokakyu no jutsu. – Una gran bola de fuego avanzó en dirección al anciano, justo por el camino por el que venía su onda de viento, sin embargo su técnica pareció contrarrestar a la mía y volverla en mi contra, cosa que me pareció ilógico dado yo utilizaba un jutsu de fuego frente a uno de aire.

Fue en ese instante que me lleve otra sorpresa, había podido devolver mi ataques gracias a que estaba usando el Gunbai , el poderoso abanico de guerra. Todo no podía ir de maravilla, ya había encontrado todos los tesoros de Madara Uchiha y ya me había hecho con dos de ellos, tan solo faltaba ese y podría poner punto final a mi travesía.


Iba a ponerme serio y sin perder mas tiempo pase por entre la nube de humo para ir a caer con suavidad justo delante del viejo, aprovechando esto, él trató de propinarme una patada mientras bajaba, pero la bloquee con la parte frontal de la Kama Nanegawa , mientras intentaba atraparlo con la cadena de esta , sin embargo el también me bloqueo con su brazo derecho. Giré dando una voltereta hacia atrás apoyando primero las manos en el suelo y después desplazando las piernas, para quedarme un escalón por debajo, el viejo también retrocedió un par de pasos, pero quedó acorralado contra una de las paredes de la cueva. Entonces, con gran agilidad, lancé la cadena de la Kama hacia el anciano jounnin, este saltó para esquivarlo, evitando su trayectoria, pero esto era un truco muy viejo y mi victima había caído en el. Haciendo una finta , lance la filosa hoja de la Kama que fue directo hacia el abdomen de mi contrincante, atravesándolo y clavándole contra un muro de rocas,.


El experimentado ninja escupió un poco de sangre, la cual empezaba a manar por la profunda herida del abdomen, y se deslizaba por la pared, en la cual él estaba clavado, a algo más de un metro de altura.

-No los haces nada mal vejestorio, pero el juego y tu patética vida se terminaron aquí.-Mientras decía esto, el intentaba liberarse, cosa que no sabia que la Kama era una arma especialmente diseñada para inmovilizar a su victima.


Rápidamente el resto de ninjas que quedaban vivos se percataron de esto e intentaron proteger a su líder, pero yo con una simple señal indique a las hojas de Senbonzakura que había liberado previamente que acabaran con todos ellos. Las filosas cuchillas empezaban a moverse a una velocidad increíble , imperceptible para esos pobres desgraciados que muy pronto encontrarían la muerte en una forma que nadie desearía. Los cortes iban y venían, amputando extremidades y decapitando a sus desdichadas victimas, hasta que me detuve para centrar toda mi atención en el único miembro del grupo que aun se mantenía con vida.

-Bien creo que esto me pertenece.- Decía mientras le arrancaba de las manos el gunbai , pero el maldito aun en su estado ofreció resistencia , no queriendo soltarla por ninguna manera. La terquedad de este viejo ya estaba colmando mi paciencia, así que sin ninguna consideración retire también la Kama de su estomago , cayendo violentamente al suelo y ensuciándolo con su sangre.

-Vaya así que este es el abanico de guerra, luce tan poderoso como su nombre , lastima que ustedes nunca pudieron ver su verdadero potencial ya que no son Uchihas..- Decía burlándome de aquel viejo que tantos problemas me había causado, pero aun faltaba uno más de su parte.

-Maldito Uchiha , no te llevaras esos tesoros nunca .- Decía mientras tosía sangre y empezaba a realizar algunos sellos . De repente su cuerpo empezó a brillar e iluminar todo el lugar. No podía cree de lo que era anciano , iba a inmolarse con tal que no me lleve algo que me pertenecía por derecho.

Una gran explosión ocurrió en las cuevas, tal fue la magnitud que había dañado la base de la estatua, ese lugar no duraría mucho y corría el riesgo de quedar atrapado ahí. Yo me había salvado gracias a la resistencia de mi armadura y el abanico de guerra el cual fue muy útil y pude disipar el calor destructor. Por fin tenía todo lo que planee y me había salido con la mía sin importar las basuras que estuvieron en mi camino, interponiéndose y malgastando sus vidas



-¡Todas estas armas son maravillosas¡ .- Dije gritando en aquel lugar , sin importar que los pocos sobrevivientes me escucharan. Ya había comprobado la efectividad de mis nuevas arma y mis capacidades físicas mejoradas. Había deducido que no solo había ganado una gran velocidad sino también una fuerza sobrehumana. Pero el deseo de matar se volvía incontrolable. Solo había una forma de apaciguar aquella sensación.

Aquella misión no resulto ser un problema en los absoluto, seguir un rastro de cadáveres que el no había era una tarea sencilla. .Mientras iba avanzando los encontró en grupos, algunos apilados dispuestas casi de forma ordenada a veces los encontró solos, pudiendo ver en cada uno de ellos el rostro de la muerte.

-.¿Que diferencia hay entre asesinar uno o mil? “Matar, descuartizar, triturar, cercenar todos van a ha morir en mis manos, todos mueren.-Era lo que pensaba en ese mismo momento pareciendo perder la cordura para siempre.

Mi camino sangriento continuo, mientras repelía armas con el abanico de guerra , partía cuerpos en dos con la Kama , descuartizaba con Senbonzakura y todas estas eran mejoradas por mi propio invento mi armadura de combate. Al final , nadie quedo con vida ,y debido al usar de estar armas , debía descansar y salir de allí, me moví tan rápido como era capaz, saltando de roca en roca, corriendo sobre las cain debido a la explosión , ascendiendo más y más hacia la luz del exterior. Hasta que finalmente la alcancé.

Salte fuera de aquel agujero subterráneo que hubiera supuesto mi muerte justo cuando las últimas rocas enormes aplastaban todo lo que había debajo, tras salir rodé sobre las rocas al caer, quedando finalmente tendido boca arriba, desactivé mi sharingan y contemple el sol , me encontraba de nuevo junto a aquella estatua gigante donde estaba plasmado Madara Uchiha, aunque ahora estaba semidestruida. Me acerque al lago para beber un poco de agua , deshaciéndome de aquella mascara que ya no necesitaba y viendo mi reflejo , era idéntico a Madara Uchiha.

Cierro los ojos y lo veo todo nuevamente , el rostro estúpido de incredulidad de aquel viejo , la rabia contrayendo el rostro cuando se da cuenta que es demasiado tarde, la sangre salpicando y el espasmo de risa ridícula que hube de controlar, la cara de idiota del rostro muerto , el rostro estúpido de incredulidad, la Kama con la sangre aun caliente y los gritos de aquellas personas . Todo ha sido tan maravilloso que merece ser repetido.



_________________


Shadows are without form and thus without weakness

Narro-Pienso-Hablo
avatar
Hanzo Uchiha
Lider Akatsuki
Lider Akatsuki

Renegado
Mensajes : 303
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 14/10/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.