Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 60 el Lun 11 Abr 2016, 12:11 pm.
Últimos temas
» Kaede Sumeragui Aprendiendo Suiton
Sáb 27 Dic 2014, 4:28 am por Kaede Sumeragui

» Afiliacion Legado Shinobi
Lun 20 Ene 2014, 2:27 pm por Invitado

» Ficha Kaede Sumeragui
Sáb 04 Ene 2014, 2:47 pm por Kaede Sumeragui

» ficha hatml fail
Sáb 04 Ene 2014, 1:43 pm por Kaede Sumeragui

» Anillo rei
Lun 30 Dic 2013, 12:11 am por Hanzo Uchiha

» Registro de Clan
Vie 15 Nov 2013, 2:54 pm por Itachi Uchiha

» Registro de Organización
Sáb 31 Ago 2013, 7:15 pm por Sasuke

» Registro de Apariencia
Sáb 31 Ago 2013, 6:01 pm por Sasuke

» Registro de Nick
Sáb 31 Ago 2013, 5:50 pm por Sasuke

Estadísticas
Tenemos 78 miembros registrados.
El último usuario registrado es Kang Jung Soo.

Nuestros miembros han publicado un total de 1626 mensajes en 368 argumentos.
Afiliados
Foros Crear foro

Shinobi Sensu



Photobucket





Narunet





Naruteros








La llama en la niebla

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La llama en la niebla

Mensaje por Kimimaro Kaguya el Mar 22 Ene 2013, 7:37 pm

Habian pasado ya varios dias desde que el Mizukage se habia ausentado un dia, un dia en el que la intriga se apodero de todos aquellos que se percataron de aquella ausencia, pero para ese mismo dia en la tarde la visita del Mizukage calmo a muchos y causo mas intriga en otros. Su paso por la puerta principal de la aldea le quito la duda a todos aquellos que se preguntaban por el, una pequeña llama que salio de sus dedos causo gran revuelo y fascinacion entre los miembros de la aldea, el elemento fuego se acababa de convertir en un elemento que el Mizukage dominaba. No solo por el hecho de estar en una aldea en la cual dicho elemento es algo muy poco visto, sino por aquel encuentro entre el clan Kaguya y la aldea escondida entre la niebla, en el cual se prohibio el uso de dicho elemento a los miembros del clan. La historia de la aldea habia cambiado ya con varios hechos, un lider muy joven, un lider del anteriormente clan renegado, y este era otro de los hechos por los cuales la historia seguiria cambiando.

Alli estaba sentado en su silla, su capa y sombrero caracteristicos colgaban de un pequeño gancho justo a sus espaldas, el papeleo en su escritorio era inmenso, pero ya se estaba acostumbrando al trabajo, de vez en cuando se paraba para estirar un poco los pies y mirar por la gran ventana que esta en su oficina, justo en ese momento lo hizo, la aldea estaba tranquila, la pacifica niebla hacian del paisaje algo hermoso para sus ojos, suspiro un poco y volvio a su escritorio para continuar con su trabajo, no le faltaba mucho puesto que hoy tenia otro trabajo, un poco mas particular y divertido para el, hoy recibira en su despacho a los niños recien ingresados a la academia ninja de Kirigakure no sato, este hecho le emocionaba bastante, puesto que el siempre quiere que las nuevas generaciones mantengan un gran nivel de compromiso con la aldea, y que mejor forma de realizar esto que recibiendolos el mismo.

De hecho cada dos semanas sacaba algo de tiempo para recorrer la academia y observar cada uno de los salones de clases, de saludar en cada aula y sobretodo para recordar sus dias por aquellos pasillos y aulas, el area de entrenamiento de la academia, muñecos de batalla, sus primeros shurikens, vaya que fue una gran epoca. Dejo escapar una sonrisa en medio del papeleo, por fin habia terminado y con casi una hora de anticipacion para la visita de los niños. Los jounin que custodiaban la oficina sabian que Kimimaro es un tipo callado, pero esta vez le veian mas alegres que nunca, y aunque en su cuerpo aun podian verse las marcas de aquel entrenamiento que realizo, el mantenia un buen estado fisico, un buen animo y el mismo compromiso desde el primer dia de su cargo como Mizukage. Saco de un cajon del escritorio un termo en el cual habia agua caliente, tomo unos pocos vasos plasticos, suficientes para todos en la oficina, y tomo la misma cantidad de bolsas de te de hierbas, no tardo en prepararlo y compartirlo con sus ninjas, no dijo nada, solo se paro a repartir los vasos, continuo a esto se dirigio a la ventana y dandole la espalda a los Jounin se mantuvo alli por varios minutos, con su vaso en su mano y su mirada sobre la aldea por fin dirigio las primeras palabras del dia (despues del saludo) a aquellos que alli le acompañaban:

- Es hermosa saben? Puede que no seamos la nacion mas grande, ni la aldea con mayor poder militar... pero hay algo que mueve a esta aldea.

Fijo su vista en un grupo de Genins acompañados por su sensei que se movian por las calles con probable direccion a las puertas de la aldea para realizar una mision.

- ... la unidad. Aqui todos son tan importantes como lo es la cabeza de aldea, desde el aldeano mas anciano, hasta el recien ascendido genin. Esto es lo que me mueve, y esto es lo que entuciasma de ser Mizukage...

Volteo a ver a sus colegas que le observaban y escuchaban con atencion, una sonrisa se escapo de su rostro, pero esto fue pasajero, pues volvio a darles la espalda y mantuvo su mirada sobre la aldea. Un pequeño golpe se escucho en la puerta, uno de los shinobis abrio y era nada mas y nada menos que el Chunnin maestro de los niños, que en primer lugar entro solo, pero desde que se abrio la puerta pudo escuchar los murmuros de los infantes, el chunnin pregunto por la disponibilidad de tiempo del Mizukage, el cual con la cabeza asintio, dando a entender que tenia el tiempo suficiente para atender a los jovenes aspirantes a shinobi durante un par de horas. El grupo entro rapidamente, los jounin que se encontraban alli hicieron calle de honor a los pequeños que inmediatamente se asombraron al ver la sala del Mizukage, no era nada del otro mundo, una gran ventana, un amplio escritorio y unos cuantos cuadros de la aldea y del pais del agua. Rapidamente se abrieron camino entre los lugares, muchos tenian que pararse de puntas para poder ver por la ventana, otros corrieron a ver los cuadros y las leyendas que se encontraban en ellos escritos, los demas corrieron al escritorio y observaron todo el papeleo con asombro, uno un poco mas aventurero se atrevio a tomar el sombrero del Mizukage, el cual bajo dando varios saltos para poder tocarlo y hacerlo salir del gancho que le hacia sostener, se lo puso y ando corriendo por la sala unos pocos minutos hasta que se escucho un regaño por parte del maestro, el cual rapidamente los alineo (pero primero tomo el sombrero y lo dejo en el lugar), y presento a Kimimaro, quien tomo el sombrero y capa y se los puso, los niños le miraban con una gran sonrisa. Pronto el Mizukage tomo la palabra, volviendose a presentar.

- Bien, como ya escucharon, mi nombre es Kimimaro, pertenezco al clan Kaguya y soy el Mizukage de esta aldea, su aldea, Kirigakure no sato. Tengo enterado que ustedes son los recien ingresados a la academia no es asi?

Dijo mientras se acercaba sonriendo al grupo de niños que se encontraban perfectamente alineados en la oficina.

- Pues bien, si las cosas les salen tan bien como planean, y solo con mirarlos puedo ver la determinacion en sus rostros, seran acreedores del titulo de ninjas de la aldea. Obtendran esta banda, protegeran a la aldea y a sus seres queridos, libraran batallas y seran un motivo de orgullo para todos, y espero que para mi tambien.

Dijo rodeandolos a todo el grupo, sonriente y viendo cada uno de los rostros de los infantes, en los cuales pudo observar a uno del clan Kaguya, lo que le hizo recordar su infancia. No se demoro mucho mas tiempo alli, les presento a los Jounin que en la oficina se encontraban y les describio el trabajo que realizaba alli todos los dias, para no aburrir a los estudiantes les pidio a todos que lo siguieran hasta la azotea de la aldea, desde alli se puede observar mejor que desde la ventana de la oficina a toda la aldea escondida entre la niebla, y la tarde daba a entender el nombre de la aldea, una no muy espesa niebla se podia observar. Los niños se sentaron por orden del maestro, el cual rapidamente le cedio la palabra al Mizukage que comenzo a describir la aldea, contar unas cuantas historias sobre la misma y a hacer unos cuantos chistes de vez en cuando para mantener la charla activa. Despues paso a las tecnicas ninja y alli se mantuvo por un tiempo, justo se disponia a continuar cuando una dulce voz, una niña, pregunto en voz alta y alsaba su mano:

- Kimimaro-sama? Esa cicatriz en su mano la hizo con una tecnica? Lo hirieron en batalla?

A su cabeza fue la imagen del momento del entrenamiento en el que se encendio como una antorcha humana, alli estaba el en un amplio campo, practicando su taijutsu acompañado por el fuego. Su vista se fue por unos segundos, pero realizo y miro inocentemente a la futura kunoichi, no dijo nada, solo les dio la espalda a los niños, se alejo un poco de los Jounin y dijo fuerte y claramente: KATON KARYUDAN, lo siguiente que se observo fue una gran llamarada en el cielo de la azotea, no se veia ofensiva, solo le dio un tono diferente al cielo y acompaño a la gran vision, parecia un espectaculo como las llamas se fundian entre la niebla dando un aire caliente en el lugar y una vista asombrosa. Volteo nuevamente con una sonrisa en su rostro y observo las caras de asombro, unas cuantas de temor, otros emocionados por lo que acababa de ocurrir. Se acerco al grupo y dijo:

- Esta es la respuesta a las cicatrices, aun estoy trabajando en el. Que les parece?

Dijo emocionado el tambien, dejo atras ese momento y siguio con su charla a los infantes de la aldea, poco a poco esos minutos que pasaba alli sentado con los niños se convirtieron en horas, las palabras le fluian a alguien que acostumbraba a un silencio a todos aquellos que le conocian, su parte mas amable salio a flote, las 2 horas que se suponian que pasaria con el grupo se extendieron un poco mas hasta que el maestro decidio que la visita debia terminar, fue un gran momento el que paso el Mizukage con los estudiantes, todos rapidamente le rodearon y le abrazaron y se fueron muy activos, su llama interior se encendio mas al ver todos esos rostros inocentes y esperanzadores, no dijo nada mas y bajo nuevamente a su oficina.

_________________
avatar
Kimimaro Kaguya
Mizukage
Mizukage

Aldea de la niebla
Mensajes : 192
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 20/10/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.