Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 60 el Lun 11 Abr 2016, 12:11 pm.
Últimos temas
» Kaede Sumeragui Aprendiendo Suiton
Sáb 27 Dic 2014, 4:28 am por Kaede Sumeragui

» Afiliacion Legado Shinobi
Lun 20 Ene 2014, 2:27 pm por Invitado

» Ficha Kaede Sumeragui
Sáb 04 Ene 2014, 2:47 pm por Kaede Sumeragui

» ficha hatml fail
Sáb 04 Ene 2014, 1:43 pm por Kaede Sumeragui

» Anillo rei
Lun 30 Dic 2013, 12:11 am por Hanzo Uchiha

» Registro de Clan
Vie 15 Nov 2013, 2:54 pm por Itachi Uchiha

» Registro de Organización
Sáb 31 Ago 2013, 7:15 pm por Sasuke

» Registro de Apariencia
Sáb 31 Ago 2013, 6:01 pm por Sasuke

» Registro de Nick
Sáb 31 Ago 2013, 5:50 pm por Sasuke

Estadísticas
Tenemos 78 miembros registrados.
El último usuario registrado es Kang Jung Soo.

Nuestros miembros han publicado un total de 1626 mensajes en 368 argumentos.
Afiliados
Foros Crear foro

Shinobi Sensu



Photobucket





Narunet





Naruteros








Limpiando los rostros Kages

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Limpiando los rostros Kages

Mensaje por Mauritto el Jue 24 Ene 2013, 10:19 pm


Tras haberse convertido en Gennin, Mauritto hizo lo que todos los nuevos ninjas hacen: pedir una misión. Se daba cuenta de que, la única forma de ascender en la jerarquía ninja y averiguar los secretos que lo atormentaban y ansiaba descubrir, necesitaría tener cierto poder y prestigio, y si bien se consideraba a sí mismo como un fuerte y listo shinobi, el hecho de ser Gennin no le permitía hacer mucho. Esa mañana, marchó decidido, cosa muy extraña para él, al Centro de Misiones de la Aldea, y pronto un hombre hosco y de cara de poco amigos lo recibió y le entregó un desgastado pergamino. Enseguida leyó la información, y sonrió, contento. Le alegraba no tener que cuidar a ningún niño, o pasear a algún perro, y en cambio dedicarse a algo que podría servirle de mucho. Su misión consistía en limpiar los rostros esculpidos en piedra de los Kages, que algún chiquillo insensato había pintado. Muchos ninjas verían en esta labor un insulto para sus habilidades, pero a Mauritto, en cambio le agradaba. Hubo un tiempo en que las voces y fantasmas en su interior se revelaron y comenzaron a martirizarlo sin descanso, día y noche. Por aquél entonces, Mauritto se encontraba viviendo en un pueblo fronterizo en el País del Viento, y una mujer, dándose cuenta de su agitación interior, lo había puesto a barrer y limpiar su casa. Pronto descubrió que, manteniendo su mente ocupado en tareas tan mundanas, sus voces desaparecían, convirtiéndose en tenues ecos relegados en un rincón profundo de su inconsciente. Desde entonces, Mauritto dedicaba gran parte de su tiempo a limpiar, barrer, lavar, planchar y cocinar, casi convirtiéndose en un obsesivo del orden con tal de mantener a raya a su implacable enfermedad. Aceptando contento la misión, el Koumori se dirigió hacia la zona donde se hallaban las estatuas tallas y desde lejos notó las marcas de pintura verde, rojas y azules que cubrían parte de las caras. No eran demasiadas, ni sería muy difícil limpiarlas, a lo sumo tardaría una hora. Concentrandose en la tarea por realizar, Mauritto siguió avanzando, listo para empezar.
avatar
Mauritto
Gennin
Gennin

Aldea de la nube
Mensajes : 34
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 17/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Limpiando los rostros Kages

Mensaje por Mauritto el Jue 24 Ene 2013, 11:04 pm


Con gesto ceñudo, observó los enormes rostros de los anteriores Raikages, hombres y mujeres reconocidos como los mejores ninjas de la aldea. shinobis y kunoichis de gran prestigio, temidos por el mundo entero. Y allí estaban, imperturbables, pero arruinados por un niño con unos baldes de pintura. Sonrió, encantado de la contradicción. Entonces, formó un sello de manos y creó un clon de agua con suma facilidad. Hacía mucho tiempo que Mauritto había logrado controlar esa técnica, y ahora casi no le costaba nada de esfuerzo realizarla. Tomó un trapo y un balde de agua, y le pasó otros instrumentos a su clon. En cuestión de minutos, ambos habían borrado la mayor parte de las pinturas en la parte de abajo de las esculturas. Además, no había oído ninguna voz desde que había comenzado con la misión, por lo que se permitió disfrutar del momento. No muchas veces tenía la oportunidad de evadir de esa forma su enfermedad, incluso con la medicación. Su clon señaló la parte superior de los rostros, donde estaban las marcas de pintura más difíciles de borrar. Aún así, tenía una idea. En cuestión de segundos, convocó a sus murciélagos, los cuales acudieron prestos a las órdenes de su amo. Los animales, entonces, lo rodearon y sujetaron, alzándolo del suelo para que el chico pudiese terminar de limpiar. Una vez todo listo, Mauritto deshizo los jutsus: los murciélagos se marcharon planeando y el clon se convirtió en gotas de agua. El shinobi observó los rostros y los inspeccionó en caso de que se le hubiera pasado alguna mancha. Y fue una suerte, porque había una marca de pintura que su clon había pasado por alto. Así pues, decidido, tomó trapo y agua y se dedicó a restregar, lavar y hacer desaparecer aquella imperfección de los Kages. Satisfecho con su trabajo, se limpió las manos y dejó el trapo y el balde donde los había encontrado para que alguien más tarde pudiese recogerlos, y sabiendo que había concluido con su misión regresó por donde había venido. Caminó por las calles de las aldeas, ligeramente cansado hasta llegar a la Sala de Misiones, donde se reunió con aquél shinobi hosco y malhumorado, a quién le entregó el pergamino y luego se marchó de allí, aunque sabiendo que dentro de poco volvería por más.
avatar
Mauritto
Gennin
Gennin

Aldea de la nube
Mensajes : 34
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 17/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.