Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 60 el Lun 11 Abr 2016, 12:11 pm.
Últimos temas
» Kaede Sumeragui Aprendiendo Suiton
Sáb 27 Dic 2014, 4:28 am por Kaede Sumeragui

» Afiliacion Legado Shinobi
Lun 20 Ene 2014, 2:27 pm por Invitado

» Ficha Kaede Sumeragui
Sáb 04 Ene 2014, 2:47 pm por Kaede Sumeragui

» ficha hatml fail
Sáb 04 Ene 2014, 1:43 pm por Kaede Sumeragui

» Anillo rei
Lun 30 Dic 2013, 12:11 am por Hanzo Uchiha

» Registro de Clan
Vie 15 Nov 2013, 2:54 pm por Itachi Uchiha

» Registro de Organización
Sáb 31 Ago 2013, 7:15 pm por Sasuke

» Registro de Apariencia
Sáb 31 Ago 2013, 6:01 pm por Sasuke

» Registro de Nick
Sáb 31 Ago 2013, 5:50 pm por Sasuke

Estadísticas
Tenemos 78 miembros registrados.
El último usuario registrado es Kang Jung Soo.

Nuestros miembros han publicado un total de 1626 mensajes en 368 argumentos.
Afiliados
Foros Crear foro

Shinobi Sensu



Photobucket





Narunet





Naruteros








Siguiendo el rastro

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Siguiendo el rastro

Mensaje por Sasujin Uchiha el Vie 08 Feb 2013, 7:23 pm

Estaba emocionado, mi primera misión de verdad. Había pasado por casa en cuanto había recibido el mensaje. Había recogido mis armas y las había metido en mi portaobjetos. Ahora mismo corría tan rápido como podía en dirección a la oficina del Kage. Había recibido la misión de seguir el rastro de otro gennin que al parecer había robado un pergamino con técnicas prohibidas. Posiblemente alguien con ansias de poder pero no de alto rango. Podría ser una travesura que saliera muy cara.

Llegué en escasos minutos al lugar de los hechos, no podía dejar que el rastro se enfriara o eso complicaría más las cosas. Por suerte esta vez podría poner a prueba mis habilidades; rastrear y seguir pistas era algo que creía que se me daba bien. Esta vez lo tendría que demostrar. Cuando llegué me saludó un chunnin que estaba en la habitación. Dado que el presunto ladrón era un gennin esta clase de misiones se las encomendaban a los gennin para que los chunnin pudieran encargarse de cosas muy importantes. Por norma general el gennin ni siquiera tenía gran idea de qué robaba y no llegaba a salir de la aldea; aunque luego se llevaría una buena reprimenda y obviamente era necesario recuperar el pergamino antes de que cayera en peores manos.

Me puse enseguida manos a la obra. El chunnin recogía la biblioteca, encargo más importante que perseguir al temerario gennin por las cosas que allí se guardaba. Entretanto me contó el ninja lo poco que sabía, parecía que había salido por la ventana pues la encontraron abierta. Había entrado usando una técnica de transformación y obviamente al ser un ninja de la aldea no levantó sospechas. El pergamino tampoco era de los de máxima seguridad, y aprovechó un momento de descuido para robarlo.

Me acerqué a la ventana indicada, intentaba discernir alguna característica de la huella que pudiera indicar alguna procedencia, pero poca cosa había salvo algún rastro de arena, posiblemente recogido en la calle justo antes de entrar. Salté siguiendo sus pasos y avancé hacia el sur, dirección que parecía haber seguido. Observé la marca de la caída en el edificio cercano de enfrente de la ventana, había claramente un tablón caído y un poco astillado. Avancé, seguramente habría continuado hasta encontrar algún lugar seguro ¿Pero como buscarlo? Miré hacia arriba, seguramente desde allí se habría dirigido a algún punto más alto para poder observar mejor y con una mayor perspectiva. Corrí y salté hacia el edificio de delante, no muy lejos había un piso un poco más alto, no muy lejos del edificio del Kage.

Trepé de un par de saltos, agucé la vista y traté de ponerme en la piel de aquel Gennin. No había pasado mucho tiempo, por lo que no debía de andar muy lejos y estaba seguro de que seguía dentro de la aldea. Miré desde arríba, seguramente debería buscar un buen lugar para esconderse, pues posiblemente sería lo que estaba buscando. Un lugar tranquilo para leer el pergamino y poder esconderlo tal vez. Intentaba centrarme y aguzar la vista pero no era algo fácil, las pistas eran escasas y podría haber tantos lugares. Quizá hubiera alguna forma de ver otro rastro... Tendría que usarlo, no me entusiasmaba; bueno, en realidad sí me entusiasmaba tener que hacerlo. Me concentré en mis ojos, en mi vista; sabía lo que tenía que hacer. - Sharingan - en mis ojos apareció ese iris rojo rodeado de dos tomoes en cada uno. Con aquellos nuevos y poderosos ojos contemplé la aldea y el lugar en el que me encontraba en busca de algún rastro del Gennin.
avatar
Sasujin Uchiha
Gennin
Gennin

Aldea de la roca
Mensajes : 53
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 16/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Siguiendo el rastro

Mensaje por Sasujin Uchiha el Dom 10 Feb 2013, 7:31 pm

Aquellos ojos veían de una forma extraordinaria. Por desgracia no podía usarlos de forma demasiado prolongada todavía, necesitaba un mayor entrenamiento. Observé el suelo bajo mis pies tratando de seguir algún tipo de rastro, hallar algún tipo de pista. La arena, había marcas de esa tierra allí también. Lo curioso era que la tierra estaba marcada con chakra, aquella arena no era de delante de la aldea o del suelo. ¡Era arena creada por el gennin al que seguía, era un ninja de Tierra!

Intenté ahora seguir el rastro del chakra de tierra para poder dar con él. Tal vez lo estaba usando para amortiguar sus caídas, era lo único que tenía sentido, tal vez ayudándose así para que no sonara o para no ser visto. Había un rastro, pequeño pero visible para el sharingan, de aquella tierra. A penas unas motas casi imperceptibles para un ojo normal pero cuya marca de chakra resaltaba bastante, como un brillo sobre una superficie mate, para el sharingan.

Salté de tejado en tejado con la vita puesta en aquel rastro, siguiéndolo como un sabueso sigue un intenso olor fresco de la presa que tiene delante y que no va a dejar escapar. Continué corriendo primero hacia el sur y luego hacia el este. Había bajado por unos momentos a la calle al parecer; eso complicó el rastro. Pasaba gente, las huellas físicas casi se habían borrado. Tuve que esforzarme mucho pero finalmente retomé el rastro. parecía que saltaba de nuevo a un tejado y después por un callejón que llevaba hasta un punto junto a la muralla... Diantres, finalmente había salido de la aldea, la tierra estaba allí removida. Al parecer había aprovechado algún descuido para cavar por debajo de la muralla y pasar al otro lado. Tendría que seguirle.
avatar
Sasujin Uchiha
Gennin
Gennin

Aldea de la roca
Mensajes : 53
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 16/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Siguiendo el rastro

Mensaje por Sasujin Uchiha el Lun 11 Feb 2013, 5:34 pm

Avancé, tratando de seguir al ninja por debajo de la muralla. Había hecho un agujero, su rastro me llevaba hasta la entrada del mismo, y ahí desparecía. Empleé mi Kunai para excavar en la zona a donde su rastro me llevaba. Removí la tierra, que estaba bastante suelta, y no tardé en dar con el agujero bajo tierra por el que había pasado. Entré en él, debía estar a dos metros bajo el suelo, era oscuro y húmedo; no se veía el final.

Empleé mis habilidades eléctricas para hacer circular chakra de rayo por mi mano y así poder encender un poco de luz; como si fuera la armadura de trueno pero localizado. La luz azulada de la electricidad iluminó un poco el camino. Avancé a tientas con la mano libre y en cuclillas, el agujero era estrecho y no podía avanzar erguido, suponía que el ninja que lo hizo debería de haberse movido igual aquí abajo.

Seguí moviéndome y tratando de no perder el rastro. Allí abajo, rodeado de tierra, intentaba seguir el minúsculo rastro de chakra dejado por el ninja al cavar aquello. Obviamente no lo había hecho manualmente, habría tardado demasiado en cavar un túnel así, seguramente emplearía sus habilidades terrestres para hacerlo; seguramente no sería un estúpido gennin sin más.

Avancé por el túnel hasta llegar al final del mismo, calculé que debía de haber avanzado unos ciento cincuenta metros. El gennin se había alejado de las murallas para que no lo vieran, y no se había movido en línea recta, había notado que si bien había ningún giro brusco el túnel se curvaba ligeramente hacia la izquierda. Al llegar al final volví a sacar mi kunai y excavé en diagonal hacia arriba. Nunca se debe excavar justo encima por lo que pueda haber, no es seguro tirarse un buen montón de tierra removida más lo que pueda haber encima, con esta forma de excavar se controlaba más la salida.

Poco a poco terminé el agujero de salida, la luz del sol penetró en el agujero, estaba al aire libre. Apagué la luz de mi mano y terminé de salir apoyando mis manos sobre la tierra de aquel suelo. Un par de árboles salpicaban aquí y allá lo que por lo demás era una ladera yerma cubierta solo por matorrales. Salí sigilosamente y observé el terreno. Frente a mi, justo al final del túnel se alzaba una cresta escarpada en cuya base se abría la boca de lo que parecía una caverna.

Me acerqué y finalmente me adentré en ella en silencio, kunai en mano. Estaba preparado para el enfrentamiento. El Sharingan seguía activo y dispuesto para la batalla. Extrañamente estaba aguantándolo más de lo que pensaba, tal vez la emoción de la caza le daban más poder o me permitían emplearlo de aquella forma más continuada. Paso a paso seguí caminando, divisando un destello hacia el fondo de la caverna. "Le encontré, ahora debo llevarlo de vuelta" Pensé, mi corazón latía rápido, trataba de respirar hondo, no podía ponerme nervioso y mucho menos fastidiarla.

Me acerqué despacio a donde el ninja, ahora visible para mi, observaba distraído el pergamino. Era un joven gennin con ropas color tierra y de ningún clan cuya procedencia saltase a la vista. Me acerqué poco a poco, por la espalda. Sin embargo, según me acercaba, observé algo curioso, un color brillante que resaltaba ante mi sharingan bajo el suelo. El color se intensificó cuando me acerqué, el ninja seguía de espaldas. Salté a un lado justo antes de que un clon saliera de debajo de la arena armado con un kunai. Le lancé el mio propio antes de rodar sobre el suelo y aquel cuerpo estalló en una nube de humo.

El gennin estaba alerta. Dejó el pergamino en el suelo y se irguió, acercándo la luz hacia el lugar de donde provenía el sonido. - Te he visto ¿Quien eres? - Preguntó al vacío, claramente su clon me había visto y ahora el lo sabía, pero sus propio ojos no eran capaces de enfocarme ahora, sus ojos se habían acostumbrado a la fuerte luz del fuego y miraba hacia la penumbra ahora, donde yo me ocultaba, pegado a la pared de roca. El gennin estaba claramente nervioso, avanzó un poco y desenfundó un kunai, a pesar de que la mano le temblaba. Permanecí impasible, dejando que saliera un poco intentando iluminar el lugar donde me encontraba, reculando y cambiado de sitio para que no me viera.

- Si no sales, te haré salir con mi nuevo jutsu; Kagebunshin no Jutsu. - Dos clones aparecieron a su lado rápidamente, entre una nube de humo. Dos shurikens volaron de mis manos hacia los clones, silbando en el aire e impactándoles en el pecho, haciéndolos desaparecer de nuevo, con lo que intensifiqué la angustia de mi oponente. - ¡ Déjate ver! - Chilló, visiblemente asustado. Me erguí entonces cuan alto era y avancé con paso firme desde las sombras a la luz de la titilante antorcha. - Soy Sasujin Uchiha, y he venido a llevarte de nuevo a la aldea. - Susurré con seguridad ante el gennin. Lancé de nuevo un kunai a la antorcha, haciendo que resbalase de su temblorosa mano, cayera al suelo y se apagara.

- Vendrás por las buenas o... - Pregunté en un susurro en la completa oscuridad de la cueva. Escuché un leve quejido por parte del ninja, un movimiento sobre la tierra, intentaba buscar el pergamino, no parecía estar pensando en atacarme. - ¡Raigeki no Yoroi! - Grité, adoptando una postura de combate. Mi cuerpo se iluminó recorrido por la energía eléctrica de mi elemento de trueno. Avancé en un salto hacia el gennin, que me venía brillando como única fuente de luz; gritó y desenfundó un kunai, bloqueando el mio, giré sobre una pierna y lo desarmé de una patada. Luego lo agarré del pecho y lo atraje hacia mí; poniéndole el kunai en el cuello. - Ahora vendrás conmigo -

Unos minutos después atravesaba las puertas con el gennin delante de mi, llevaba las manos atadas y yo portaba el pergamino robado, cerrado y a buen recaudo. Llevé a ambos ante el Kage para que juzgase el osado ninja y para devolver el pergamino a su lugar; mis ojos volvían a ser el pozo negro de siempre, atentos a los movimientos de mi prisionero. Me despedí de los ninjas presentes en la oficina del Kage con un formal saludo tras haber cumplido mi misión, y regresé a mi casa para un descanso bien merecido.
avatar
Sasujin Uchiha
Gennin
Gennin

Aldea de la roca
Mensajes : 53
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 16/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Siguiendo el rastro

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.