Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 60 el Lun 11 Abr 2016, 12:11 pm.
Últimos temas
» Kaede Sumeragui Aprendiendo Suiton
Sáb 27 Dic 2014, 4:28 am por Kaede Sumeragui

» Afiliacion Legado Shinobi
Lun 20 Ene 2014, 2:27 pm por Invitado

» Ficha Kaede Sumeragui
Sáb 04 Ene 2014, 2:47 pm por Kaede Sumeragui

» ficha hatml fail
Sáb 04 Ene 2014, 1:43 pm por Kaede Sumeragui

» Anillo rei
Lun 30 Dic 2013, 12:11 am por Hanzo Uchiha

» Registro de Clan
Vie 15 Nov 2013, 2:54 pm por Itachi Uchiha

» Registro de Organización
Sáb 31 Ago 2013, 7:15 pm por Sasuke

» Registro de Apariencia
Sáb 31 Ago 2013, 6:01 pm por Sasuke

» Registro de Nick
Sáb 31 Ago 2013, 5:50 pm por Sasuke

Estadísticas
Tenemos 78 miembros registrados.
El último usuario registrado es Kang Jung Soo.

Nuestros miembros han publicado un total de 1626 mensajes en 368 argumentos.
Afiliados
Foros Crear foro

Shinobi Sensu



Photobucket





Narunet





Naruteros








Infiltrarse en la mafia y acabar con cada uno de sus miembros. Parte Final.

Ir abajo

Infiltrarse en la mafia y acabar con cada uno de sus miembros. Parte Final.

Mensaje por Daild el Mar 02 Abr 2013, 12:43 pm

Spoiler:

Las ropas que portaban eran de color violeta muy oscuro y la máscara simulaba una máscara ANBU pero de color oscuro también. El resto de miembros de la familia portaban la misma vestimenta. Los podía ver a lo lejos que estaban transportando cajas desde el puerto de Kirigakure hasta un almacén que se situaba dentro del bosque, para disimular, cargué con una de las cajas que cargaban el barco y seguí al resto de miembros. De esta forma descubrí la ubicación exacta del almacén.

El número de miembros que podía contar era de 12 miembros, aunque todos eran más jóvenes que yo excepto 1 de ellos, intuyo que eran gennins pero era extraño ¿Por qué Kirigakure no hacía nada contra la mafia? Aunque los shinobis de la aldea fueran conocidos, podrían con todos estos ninjas fácilmente, es algo extraño, tal vez no querían meterse con la mafia mientras no fuera necesario, pero al reclutar ninjas de Konoha mi aldea se haya visto obligada a quitar este problema de raíz. En verdad los motivos no me importaban, ya sabía mi destino y mi misión, ahora solo faltaba ejecutarla.

Avancé detrás de los otros 11 miembros y yo portaba la última caja. Una vez en el almacén el ninja más adulto cogió una palanca y abrió una de las cajas. Lo que había dentro de la caja era una gran cantidad de armas y bombas de fuego capaces de destruir muchas aldeas si caían en malas manos.

- Vaya vaya, así que tu eres el nuevo recluta que viene de Konoha ¿verdad? Me han dicho que eres muy fuerte y muy despiadado, justo lo que queremos en esta organización, en tu aldea has demostrado que quieres ser miembro de la organización pero ahora me lo vas a demostrar a mí. Mira aquí - dijo señalando hacia mi derecha - Es un soplón, por su culpa nos persigue un ninja de Konoha para destruirnos, dale su merecido.

No era más que un crío de aproximadamente 10 años al que estaba señalando, el jefe de la mafia me guió hasta una habitación junto a ese niño y cerró la puerta.

- Bien, ahora nadie nos molestara, no me gusta asesinar a niños en un lugar abierto, cualquier persona que este paseando puede delatarnos, ahora mátalo.

Saqué el kunai que había escondido en mi manga derecha y me acerqué poco a poco a ese crío, pero en vez de matar a ese niño, me giré bruscamente y le lancé el kunai a la cabeza. Éste no pudo esquivarlo y se le clavó el kunai entre los ojos. En cuanto cayó muerto, se produjo una humareda y se descubrió su verdadero cuerpo, no era más que un miembro de la mafia, que probablemente era un genin. De repente el niño al que tenía que matar, el cual estaba arrodillado, se levantó y deshizo un jutsu con sus manos. Resultó ser que se trataba del verdadero jefe de la mafia.

- Uhm, no has superado la prueba, no has sido capaz de atacar a un niño indefenso, no mereces la pena amigo, no eres despiadado como me habían informado y encima has matado a uno de mis soldados. No me queda otra que acabar contigo. ¡Soldados!

Todos los soldados que restaban entraron en la amplia sala en posición de ataque. Me rodearon y esperaron a que su jefe les diera permiso para atacar, parecía que ya lo habían hecho en más ocasiones pero esta vez me atacaban a mi, y no sería fácil de derrotar. Me moví rápidamente con un salto y de repente aparecí en el aire volteando mi cuerpo y sacando los 4 kunais que me quedaban. Se los lancé a los 4 miembros más cercanos a mí y los derribé al igual que al primero. Caí de pie flexionando levemente las rodillas y susurré: - Byakugan - Activando así mi doujutsu. Ya había derrotado a 5 miembros, sólo me faltaban 6 y el lider.

Retraje ambos brazos y concentre mi chakra en mis manos para emplear mi jutsu del puño vacío. - Hakke Kusho - Estiré los brazos hacia 2 de los shinobis restantes. El ataque les impacto de lleno y cayeron contra el suelo. Ya sólo me quedaban 4 y el líder. Un ninja apareció de pronto en a mi espalda pero me percaté gracias a mi byakugan y me agaché, giré mi cuerpo y le dí una patada en la pierna, lo que le desequilibró. Acto seguido me agaché y utilicé mi Juken, desprendiendo chakra de mi mano y golpeando su corazón.

Los 2 shinobis que quedaban a más a mi derecha e izquierda viniendo de frente mientras que el que estaba de frente me vino de espaldas. Los 2 shinobis que vinieron directamente a por mí empuñaban 1 kunai cada uno con su mano dominante, me agaché y salté un poco hacia delante, agarré la mano empuñadora (del kunai) del shinobi que me venía más por la derecha y la moví hasta la cabeza del shinobi del lado contrario, y la mano del shinobi recién muerto la agarré y le empujé contra el shinobi que me vino por detrás. Únicamente quedaba un shinobi asustado y desarmado, éste salió corriendo cuando de pronto noté un kunai que volaba perfilando mi cara produciendome un arañazo y clavándose en la espalda del ninja que huía.

- Eres un shinobi muy experimentado por lo que veo, se te da bien el uso de taijutsu y has acabado con todos y cada uno de mis hombres, parece ser que tu eres el ninja de Konoha ¿verdad?
- Así es, ahora es tu turno.

Corrí velozmente hacia él y lancé un puñetazo, él lo esquivó moviendose a la izquierda, yo lo perseguí pero me dio una patada en la cara que me derribó. Me recompuse rápido y le lancé 2 Hakke Kusho, 1 con cada mano, logró esquivarme el primero pero el segundo le golpeó en el abdomen y fue derribado. Se levantó nuevamente y me lanzó un kunai, yo agarré el kunai del cráneo de uno de los soldados y lo desvié.
Seguidamente aspiré por la boca y le lancé mi suiton teppoudama, los cuales le impactaron, no le hicieron mucho daño pero sirvió como distracción, detrás de las bolas de agua aparecí yo intentando golpearle con mi puño, para ello salté hacia delante y estiré mi brazo hacia la cara del mafioso. Lo golpee fuertemente y salió despedido cayendo al suelo. Se levantó y repitió mi movimiento, lo esquivé agachándose de forma que él paso de largo, utilicé mi Suiton: Suiben y le até con el látigo una pierna. Él se golpeó contra el suelo. Ya estaba malherido pero aún le quedaba chakra de manera que me contraatacó con su jutsu más potente.

- Ahora es tu fin. ¡Raiton Gian!

Me lanzó un ataque que fue directamente hacia mi, me golpeó de lleno y me caí al suelo. Mi cuerpo estaba lleno de quemaduras y mi de mi cuerpo salía humo, nunca había recibido un golpe tan fuerte. Pero ahora estaba más motivado, me levanté furioso y corrí para asestarle otro puñetazo, él hizo lo mismo y nos cruzamos los puños, pero yo tuve más fuerza y lo derribé.

- No me puedo mover, pero otros vendrán y acabarán contigo, no tienes nada que hacer contra esta mafia. Finalmente te pillarán y acabarán con tu vida.
- No si nadie les dice quién ha sido. ¡Juken! - Le dí así el golpe de gracia.

Llevé los cuerpos difuntos al barco, les eché combustible y desanclé el barco. Una vez en alta mar quemé el barco y me tiré al agua. La misión había sido dura tanto física como psicológicamente. Aparte de esos ninjas, una parte de mí se quemó en ese barco, me di cuenta de la verdadera vida ninja. No todo es recoger la basura de los demás ni encarcelar villanos. En el mundo ninja también hay muerte. Pero por suerte, aún me consuela el hecho de que esa mafia había matado a muchas más personas y que acabando con sus vidas, yo he salvado muchas otras.

Nadé hasta llegar finalmente hasta la orilla del País del Fuego, avancé hasta Konoha y me encontré con el ninja que me dio la misión.

- Bien hecho shinobi, esta misión te ha hecho madurar y te ha descubierto tu poder. Enhorabuena.

Seguí avanzando, pasé por delante de él mientras me felicitaba y sín dirigir palabra, seguí adelante hasta llegar a mi casa y descansé para poder sanar mis heridas.
avatar
Daild
Gennin
Gennin

Aldea de la hoja
Mensajes : 34
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 28/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.